Facebook Twitter Google +1     Admin

La poesía no se vende



loor
liviana
lúcida
laica
leal

Enlaces


Se muestran los artículos pertenecientes al tema .

“Espacios para la libertad”

20080127103443-li.jpg
Al 1er. Coloquio de Salas de Lectura
“Espacios para la libertad”
“La sala de Momo”
por Livia Díaz

La sala, se fue convirtiendo poco a poco en la casa de Momo. Un títere bocón de peluche pálido, que con sus grandes ojos hace reír a los niños. Escondido bajo su saco, tenía intrigados sus ojos. Cuando por fin de asomó, todos comenzaron a reír.
Era 20 de febrero. Un día como cualquiera. Momo obediente, se metió en la petaca de colores, a un lado de su amada ranita Tití, el libro “Lectura en voz alta” de Juan José Arreola; el de “Las aventuras de Sapo y Sepo”, el libro del “Módulo Uno”, la libreta, la pluma, el dinero, y la credencial de Salas de Lectura número 30084, para ir a la escuela.
No quedaba lejos, pero había que caminar, subir al camión y esperar, y caminar otra vez. Llegaron puntualmente, “a las ocho”, como dijo la maestra Silvia. La promotora se metió en silencio. Hizo un poco de mímica, dio las gracias con las manos y cuando los niños dijeron entre dientes: “Buenos díaaaaaaaas”, ella se fue.
Los niños se quedaron sorprendidos. Calladitos. Como que no querían moverse, los escuché reírse bajito, como con nerviosismo, esperando “a ver más qué iba a pasar”. Cuando ella, decidida, volvió a entrar al salón de 1º B, se rascó la garganta, tosió, hizo ruidos y comenzó a hablar, pero nadie podía escucharla. Sus ademanes eran efusivos y hablaba y hablaba, hasta que uno dijo –No se oye. Y ella dijo con la mano en el oído sin hablar -¿Qué? Y todos dijeron: -No se oye. Entonces ella hizo una señas de… “ni modo”. Y se fue cabizbaja.
Todos reían y comentaban cosas. Yo los escuché. Entonces ella volvió a entrar, todos los niños se pusieron de pie al mismo tiempo y dijeron bien fuerte “Buenos días”. Ella sonriendo, puso la maleta (con todo y Momo adentro) en la mesa, y les dijo con sus manos que se sentara. Enseguida, sacó el libro del Módulo Uno, a donde comenzó a leer “La inmiscusión terrupta” de Julio Cortázar, en voz alta, haciendo unos gestos muy graciosos que los niños no tardaron en arremedar…
¡Ay!. Aquella mañana, nos divertimos mucho. Después de leer, la promotora nos dijo que ahora íbamos a hacer los personajes, la señora Fifa que le pegó a la Tota, y a crear, nuestro propio “Último Round”.
Cuando terminamos, comenzó otra actividad. -La maestra de español los convenció de que era “muy importante tener el taller de Lectura”. Pero también les dijo que vendrían unos títeres (y todos queríamos verlos, hasta yo).- Cuando la promotora estaba escribiendo unos versos como: “La luna se puede comer a cucharadas” en el pizarrón, y los niños diligentes, se dispusieron a copiarlo todo, Momo, se asomaba por encima de su hombro y luego, se escondía de nuevo. ¡Qué risa!
Pero yo no vi en que momento se lo escondió en su saco. Cuando ellos gritaban cosas, ella volteaba y hacía señas, preguntándoles “¿qué pasa?” Y tuvo una idea genial: Le puso número a los versos de Jaime Sabinés. Uno, dos, tres, cuatro, y luego otra vez: uno, dos, tres, cuatro… y nos dijo “que nos pusiéramos números”. Del uno al cuatro, y luego leímos, los número, uno, los número dos… y leímos en voz alta. Primero, con voz romántica, después con voz enérgica; y luego como rap, y luego como llorando ¡ja,ja,ja,ja,ja… fue muy divertido!
Luego, le tocó turno a Momo. ¡La sala, se fue convirtiendo poco a poco en la casa de Momo! Un títere bocón de peluche pálido, que con sus grandes ojos hizo reír a esos niños. Cuando por fin de asomó, todos abrieron los ojos grandes, cuando comenzó a hablar, todos comenzaron a reír. Y pronto también querían llorar, porque Momo les dijo que está sufriendo mucho porque está enamorado de la Ranita Tití, pero la ranita Tití “¡no se lleva con los animales peludos!”
Luego, la promotora, con ayuda de Momo comenzó a contar los cuentos. Es que “ella no se sabe muchos cuentos, y Momo se los dice al oído” y ella nos los cuenta. Estábamos listos a escucharla cuando tocó el timbre de salida. Nadie nos queríamos ir. Entonces la maestra Silvia dio permiso de “20 minutitos”, y nos pusimos muy contentos.
Yo que escribo, soy un ratón, me llamo “Kush” porque hago “kuishi, kuishi”. No salgo mucho de la maleta porque a algunos niños los asusto, pero me gusta mucho promover la lectura. Con Livia fuimos los salones de los niños y las niñas, y los adolescentes, a brindar a los niños un momento de lectura, diversión, alegría, y creación. Me entusiasma ¡Kuishi, kuishi!.

Les hemos dicho a ellos “que si les da sueño cuando leen es porque la lectura es mágica”. Porque “si hay un elemento en este planeta que te de paz y sueños, es algo maravilloso”. Es posible que “te duermas al principio, pero después, vas a querer leer más, y vas a entretenerte tanto leyendo, que no te vas a querer dormir, como ahora, que no quieres ni salir al recreo, por que te gustaron tanto los cuentos”.

Fuimos a trabajar a cuatro escuelas. Dos primarias, la “Vicente Guerrero” es pública; y la “Poza Rica” que es privada. A dos escuelas secundarias y preparatorias, la “ESBO 18”, que es pública, y la “Jean Piaget” que es privada. Tuvimos sesiones con 23 grupos, que suman 925 alumnos que recibieron el Taller de Animación y Motivación a la Lectura “Cuenta Cuentos” y “Lectura en voz alta”. Eso fue, en febrero y marzo de 2006.

El día 14 de febrero, nos pidieron dar un taller especial de “Romanticismo”. Y también otro de “Poesía” en la “ESBO 18”. En la escuela “Poza Rica”, repetimos talleres y luego una empresa librera nos contrató para ir el “Día del Niño” a darles a los pequeños un Taller. También estuvimos trabajando en el festival “Kani Tajín”, en las instalaciones de la Universidad Veracruzana” a donde había cuenta cuentos y trabajamos varias horas.

Nosotros trabajamos con apoyo de la Casa de Cultura de Poza Rica, y tenemos un reporte de cada actividad. Se pide una cooperación simbólica y se da un recibo a ellos y un reconocimiento, porque fomentamos que el día de mañana, serán lectores y posiblemente formadores que tendrán la oportunidad de comunicarse mejor, conocer más sobre la humanidad y su pensamiento expresado en la Literatura.

Todos dicen “ojala que se hagan más estas actividades”. Los niños y las niñas que nos encontramos en la calle, cuando nos ven pasar nos dicen cosas como “dígale a Momo que se rasure para que lo quiera la ranita Tití”. También se acuerdan de Sapo y Sepo, y han escrito y dibujado “nuevas aventuras de Sapo y Sepo”. Nos han dado cuadernillos que aprendieron a elaborar, y cartas para Tití.

Nos dimos cuenta de que:
-La mejor herramienta para llegar a la comunicación es la lectura en voz alta, la narración oral y el intercambio de ideas.
-En promedio, dos niños y jóvenes en cada grupo pudo desarrollar espontáneamente, cuentos y poemas que pueden ser considerados Literatura.
-Los profesores prefieren mantener el producto final del Taller, porque así evalúan –y hacen auto-evaluación- de sus alumnos, hacen anotaciones, observan cómo han avanzado sus alumnos en el ámbito de la redacción, estructura del género, y la ortografía.

Nos preocupa que:
-La mayoría de los niños y niñas, y los adolescentes, dijeron que desean tener novio o un amigo o amiga especial, porque “quieren –o tienen- alguien que los escuche”.
-La mayoría de los adolescentes escriben mucho. Ya sea de amor, como historias, chismógrafos, chismes; copiar canciones; hacer poemas y cartas, pero les da vergüenza decirlo.
-A los niños de tercero de primaria, les gustan mucho los cuentos de terror, las leyendas, y les gusta mucho dibujar y platicar sus cuentos, pero están muy alterados, agitados, emocionados durante muchas horas, y el profesor (a) ha de someterlos a un rigor de conducta que los limita.
-A los adolescentes de 1er año de secundaria, les gusta mucho trabajar. Son participativos, creativos y muy tiernos. Pero van perdiendo poco a poco, esa auto-confianza.
-Todos los niños en sus escuelas tienen programas de lectura. Sus círculos de lectura tienen como propósito leer y hacer resumen de los textos. No se han fijado otras metas.

Nos sentimos orgullosos de que:
-El taller, ha dado a las maestras y maestros -según su testimonio- ideas, estrategias y herramientas para seguir su labor de fomento a la lectura en el salón de clases.

Gracias.
Poza Rica, Veracruz a 27 de junio de 2006

Livia Díaz, 1965, DF.- Ella es creadora independiente. Radica en Poza Rica, Veracruz. Periodista, poeta, promotora de lectura. Se desempeña como reportera cultural y de equidad de género. Cofundadora de la Red Nacional de Periodistas y de la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género. Miembro del Movimiento Internacional de Metapoesía; en el Movimiento de Omnipoesía, cocreadora del portal de artistas Iberoamericano, “Microclim”.
27/01/2008 03:34. Autor: Livia Díaz. #. Tema: Hay 2 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris