Facebook Twitter Google +1     Admin

La poesía no se vende



loor
liviana
lúcida
laica
leal

Enlaces


Se muestran los artículos pertenecientes al tema .

Tú estás llorándole a los muertos. ¿Qué más?

20080322001034-soledad.jpg

"No me duelen los actos de la gente mala;  me duele la indeferencia de la gente buena"

MARTIN  LUTHER KING 

 

livia díaz, en algún momento del 2002, escribió:

Tú estás llorándole a los muertos. ¿Qué más? Ah, si, estás cerrándole las tumbas a sus cuerpos. Han dejado su cadáver en las fotos que vi

en la tele.

Te da miedo y ese miedo retumba pero no te preocupas, te duele lo que crees que le duele y la muerte no puede doler dos veces.

¿Te duele el asesino mecanismo en progreso? Los han dejado asesinarse a sí mismos "ven a mi pistola". Concibe mi plomo. Deja que te viole por la espalda el detonador de la ausencia de odio nacido en la alquimista maquinaria.

Ellos no son Israel ni los israelitas, no soy yo. "Libremundo" Libremos de todo mal nuestra isla, camínala conmigo, dime si basta y ha sido suficiente tu grito ahogado para amedrentarme.

Aquí en lo oscuro nadie nos ve.

¿Nos escucha? No soy Israel ni soy sus hijos soy el producto final del aplastante escándalo del miedo. Si tú te mueres juro quemañana iré a comer a Macdonalds preso de mi mismo. Sin contagio. Esas impurezasen nuestra conciencia serán santificadas

justifico cuantos pasos haya que dar para seguir por ese rumbo,

sin la sombra de tus hijos apuntando piedras para arrojarme al infinito.

Soy suicidio. Provoco con mis botas la ira de tus siglos por ser, apenas la curva de mi pestaña.

¿Qué más? Vas a comer carne y tener lástima de mis muertos

tu carne se pudre en mi intestino.

Vamos Palestina toma de mis gusanos sin nacionalidad la libre muerte de sus hijos de sus hijos. Vorágine de autoconsumo.

No me importa penetrar uno por uno el hígado del siglo. Soy Dios con mi estandarte semiblanco ciego de futuro. No me entiendes.

Afganistan ha sucumbido, somos uno, reino de futuro. Nuestras esposas atan las manos de la ruinosa era de discordia desigualdades y desequilibrio.

Ya ha nacido otro "mundoglobal" el nicotino, donde el rumbo es buscar el mando alto del destino.

El mio ya va naciendo y uso máscaras antigas y antibacterias para evitar morir antes que tú. Es mi sino,

Tengo tan poca humanidad ya yo estoy viejo y escandalizado, ya, silencio. Calla y acampa en mi nueva frontera, acaba de agonizar mi triunfo. No tengas asco de mis intentinos

ue aún llenos de mierda están santificados por el credo que invento para hacer en nombre de Dios estas barbaridades.

No contradigas mis dichos que aun a media voz algunos pueden ver cosas que no he dicho. Advierto: corro peligro de ser malentendido mira en nombre de la "paz" exijo: Hijo de una nueva cuna de libertad, moderna, buena, tengo poder y "Con dinero baila el perro".

Y el dinero que gano por conceptos, los inversionistas con su banca de divisas, orden y paz, armonía, ordeno:

políticas correctas al estilo sam, son eficientes, fórmulas de insumo. (Aunque ladra, termina por bajar la cola). El perro, guardian del mundo. Sus voces no lo han representado adecuadamente escucha:

grito y no me escucha.

Mire sr. pusiento e infectado estoy ¡Salveme! Líbreme de todo mal de.... conciencia. Tú

estás llorándole a los muertos. ¿Qué más?.

20/03/2008 19:11. Autor: Livia Díaz. #. Tema: No hay comentarios. Comentar.

¿Porqué tendemos a dramatizar el drama de otros para decir lo que nos duele?

20080322001104-cruz-bolivia.jpg

livia díaz, alguna parte del 2002

¿Porqué tendemos a dramatizar el drama de otros para decir lo que nos duele?

¿Porqué reafirmar lo que nos duele y no lo que les duele a ellos? Uno,

con ellos. Uno que piensa ¿Y me puede suceder a mi? Ocurre, como siempre, que vemos en cabeza ajena el reflejo de nuestros miedos

ocurre que se entumece la sangre al paso que se destila sobre la loza de las plazas. Ocurre que ellos dicen "ya no más" ellos dicen "memuero antes que me pises" dicen "mejor estar muerto que inconsecuente". Lo dicen y en su grito agónico solo estiran la piel que los domina y se van. Todos se van a no sé donde para ser polvo donde florezcan margaritas.

Ocurre, como siempre, que somos espectadores de una masacre que no nos lastima la piel pero si la indiferencia. Ocurre que este mundo es más real, sublime de lo que pensamos hasta que comenzó el hombre a disparar sus plomos sobre las mujeres y los niños y los hombres que estaban, como tú y como yo sentados en la casa echando sudor. Ocurre que la guerra ha tomado matices más diversos, muta, asesina igual, pero se modifica, puta, repudia usar sus mismas ineficientes rutinas "vida-muerte" quiere asesinarnos las ganas se sublevarnos, quiere asesinarnos las ganas de pensar diferente, de crearnos a nosotros mismos, quiere lo contrario de lo que poseen los asesinados: La libertad.

20/03/2008 19:09. Autor: Livia Díaz. #. Tema: No hay comentarios. Comentar.

Unos van a olvidar y otros van al olvido

20080127104757-ciudadjuarez.jpg
Livia Díaz.


El sonido del teléfono cesó. Poco después la búsqueda. Después de todo, la gran noche se prolongó un tiempo inexistente. La niña yace inerte en su imagen expuesta para condoler la matriz de otra. ¡Qué les importa a los observadores el dolor de una madre huérfana!. La amputación de la otra extremidad invisible, y ahora eternamente visible, resumida en expedientes, historias, testimonios.

La claridad oscuridad de la casa en compañía del silencio, era examinada una y otra vez por la mente, en autopsia directa de un porvenir siniestro. Solo su abandono la dejó pasar día y noche, noche y día y en sus recuerdos, al atesorar en los sonidos, esperanzas.

Los sueños y las emociones, el dolor y el sufrimiento “escuela de novas artes en pos de la compasión”, dicen los libros de texto, “con ella suman 123 las mujeres asesinadas”, decía el periódico.


Las mujeres de Juárez.

Desde hace más 10 años, la desaparición y asesinato de mujeres,
también en Ciudad Juárez,
ha provocado una preocupación creciente…


Es la tierra testigo de un secreto
de indelegables crímenes
y obseso ha vuelto fugaz en la respuesta,
exigir que confiese de inmediato:
claman las mujeres por las calles,
sin saber que están muertas.

Y van dejando su estela de imborrables incontenibles,
inimaginables llantos
gimiendo mientras pasa el silencio.
Claman las mujeres por las calles
sin saber que están muertas.

El funcionario finge que lo ignora
se le ha caído el pie después del pelo.
El que a la aurora se mira en el espejo
mientras ríe, sonriéndole a la vida
agradecido de distinta suerte,
sin pensarlas de contenido llanto
enamorando, a su paso de muerte,
nuestras ansias por verlas sonriendo
en los rincones, adonde no llega
la luz ni las palabras.
Claman las mujeres por las calles,
sin saber que están muertas.

Y eran cien, y doscientas a la noche,
trescientas descalabradas tuertas alboradas
de una promesa de muerte inesperada
y son sus madres, preludio de una espera.
Claman las mujeres por las calles
sin saber que están muertas.

Pueblan las plazas
con distintas autoras sus estelas
en fantasmales espectros, otras tumbas,
donde cavan la fosa
de la fe, la confianza y la esperanza,
y las entierran cada vez más hondo,
muy en lo hondo, ahí donde no pueda
llegar a rescatarlas la frontera
entre lo posible y lo imposible,
para que nos veamos en el cine
en la red de Internet, en las pantallas
sin oler ni tocar sin sospechar siquiera
que sus fosas con números y fechas,
están llenas de polvo, que no puede
enterrarlas del todo, y que se salen,
¡y que se salen a espantar
con su gemir continuo y decidido!
hasta que un día desvelen a los criminales,
hasta que un día desnuden a los presidentes,
hasta que acallen a los que en su nombre
reniegan del dolor de nuestras madres.

Que los hundan a todos, que los rompan,
que los dejen al aire y entre el viento
sin sus armas de tromba y de pasquines…
Claman las mujeres por las calles,
sin saber, que están muertas.

La fuerza mayor con que comienza
en latrocinio de confianza a hurgar,
el salmo de nuestra conciencia
claman, las mujeres por las calles,
sin saber que están muertas.


*México DF, 20 de octubre de 1965.- Radica en Poza Rica, Veracruz, promotora de lectura, poeta y periodista de oficio. Dirige el programa de radio “Los Amorosos”, talleres de Literatura y Lectura en el CERESO, y de Cuentacuentos en espacios abiertos y la zona escolar.

27/01/2008 03:47. Autor: Livia Díaz. #. Tema: No hay comentarios. Comentar.

Santa María Atenco

20080331061044-ellas-no-eran-soldados.jpgHay palabras que tienen muchos sinónimos. Pero hay otras que tienen muchos significados. Yo trabajo las palabras para que su proceso de ajustarse al papel, sea el significado y sea sinónimo. Pero hay rostros que son el significado de ellas.

                También ellas piensan, que no se ha hecho justicia.

La represión de la autoridad municipal contra ocho vendedores ambulantes de flores,
precipitó uno de los más graves conflictos sociales
allí se ejerció la violencia, especialmente contra las mujeres.

I
Ellas no eran soldado
y no tenían botas.
No eran policías
y no tenían escudo de protección.
No eran funcionarios públicos
con máscaras antigases.
Son mujeres.

ll
Hay Atenienses, que heredaron hostiles
machetes circunstanciales y danzan,
convocando a Tláloc para beber sus ojos
secos, de mirarse hermanos en la muerte.

También hay Atenienses que cerraron puertas
y quisieron salvarse, antes de ser crucificados.
Se cierran la boca
¡hay muchos lobos sueltos
esperando su aullido!.

También hay Atenienses violadas
cada 30 minutos y en noticias,
que las recorren una y otra vez
sobre un asfalto, lleno de vergas
sin memoria.

También hay Atenienses avidos de paz
y concordia. Y retretes para la incomprensión
esperando ser llenados.

También hay Atenienses dolidos
repitiendo la historia sin poderlo impedir.
Y observadores camuflageados en sombra
atisbando, por si encuentran en ella
su circunstancia.

Y hay flores,
emplazando a los cuatro elementos de la tierra,
y en ausencia de palabras celestiales,
hay uno que dijo:
que las liberen del pecado,
que las disequen,
que las capturen,
no vaya a ser que las visite otra rebelión, y las convierta
en un emblema de paz.

Etiquetas:

27/01/2008 03:41. Autor: Livia Díaz. #. Tema: No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris