Facebook Twitter Google +1     Admin

La poesía no se vende



loor
liviana
lúcida
laica
leal

Enlaces


sin cultura, imposible

Publicado: 30/11/2014 18:59 por Livia Díaz en Artículos
20141201015908-parra-chimoltrufia.jpg

Muere El Chavo para nacer la inteligencia

Livia Díaz

La genialidad de la abolición del discurso político fundido por la gracia de artistas de Televisa como El Chavo del Ocho, que se llamó en Chile “El chico del barril”, incluye la ridiculización del poeta de Nicanor Parra y hurto de sus creaciones, incluidos personajes, sketch y frases como “como digo una cosa digo otra”, de la Chimoltrufia.

Dudo que por casualidad, después de hurtar la gorra igual a la que portaba Nicanor Parra, cuando expuso, con el humor que le caracteriza, ante quienes quisieron presenciarlo, su declaración “Soy Dios”.

Esto que dijo e hizo ha perdurado gracias a que fue grabado en videos y que se encuentra en youtube.

Lo que nos dió el antipoeta en los 70's debía conducirnos a una toma de consciencia del cómo se abolió y se suple, con El Chavo lo que debió dar a notar a la humanidad de la instalación del odio en América Latina.

Como fue denostado grandes artistas ayudaron a los gobiernos de ultraderecha, a satanizar y a hundir a otros, y perviven, acusados falsamente de aportadores a la cultura y el arte en el planeta.

Los de la televisión Televisa, con las figuras ficticias de venta y comercialización de productos, y que permitieron a gobiernos usurpadores, dictatoriales, colocarse, y a los creadores abolir, para siempre, de la consciencia colectiva este conocimiento y con ello, la inteligencia.

Capturaron en las expresiones al dar a ver la realidad, con su matiz, que mostraban al individuo tal cual, con universo creado, lejos de las verdaderas intenciones de su posición cultural y política para el ejercicio de sus planes de dominación, y gobierno.

El que se vistió y colocó en la cabeza, una gorra similar a la del maestro Parra usurpó e hizo perenne en los anales de la parodia, los versos y composiciones del poeta chileno, quien, como otros, aún arriesgando la vida, parlamentaba estableciendo los puentes para ridiculizar al imperialismo, combatirlo con la sonrisa, ridiculizarlo con hilaridad renombrándola para sobrevivir a la barbarie.

Nos basta ver En Chacureo, Antidiálogo, La Pichanga de Parra.

“No tengo paz en ninguna parte. Para qué voy a decir una cosa por otra.”

http://youtu.be/u1N8wDPObCk?t=10m29s

El poeta latinoamericano ha sabido sustraerse de la confrontación, en la defensa del hombre y de sus principios básicos de humanidad.

Ha sido el poeta, a diferencia de muchos, con su matamoscas nuclear, en su pizarrón que borra los errores de todos, intentando hallar la cura apara “la arterioesclerosis de la poesía.”

Mientras penetran los discursos del dictador, siguen agonizando en el siglo 21.

Hoy es posible escribir y desvelar a los verdaderos fariseos de este artífice de la cultura general.

Los “agentes del cambio”, elegidos entre los creadores de la literatura por los ignorantes, poco a poco irán desvaneciendo el ardid, para responsabilizar, en todas sus dimensiones, del ejercicio del poder como práctica en la pantalla, a los humanos.

 

 

 

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris