Facebook Twitter Google +1     Admin

La poesía no se vende



loor
liviana
lúcida
laica
leal

Enlaces


Tan lejos, tan cerca

20080321030133-ciudadcopy.jpg

Livia Díaz

El ojo del corazón

Mira con el alma

El sol que ilumina

Mis alas para verme.

Vuelo sobre la ciudad

Paso sin que me miren

Como ráfaga de luz

Dejando

Me…

Amo y amo y amo

Y no me ves

Espuma que se ciega

De la luz hasta el amanecer

Florece conmigo

En un rincón

En el beso inexistente…

¿Sientes una pluma que te roza la cara?

¿El soplido en la oreja

El maramante que se acerca a tu playa?

Soy una serpiente que se desliza por tu piel.

Una humedad hábil que te examina

Poro a poro aire es.

Tu tez le pertenece al sol.

 

 

22/02/2008 04:01. Livia Díaz #.

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comAutor: Alfonso Inzunza German

¡Tan lejos, tan cerca! Recuerdo este nombre: es una película de Wim Wenders. Ahora solo recuerdo el nombre, un nombre muy evocador que da para una polisemia amplísima si se le saca de contexto. ¡Tan lejos, tan cerca! estamos con los seres humanos que nos rodean. ¡Tan lejos, tan cerca! Con personas que están muy lejos de nosotros físicamente, en otros países.
¿De qué trataba la película? Supero mi pereza y busco un resumen en Internet: “Dos ángeles de la guarda vuelan sobre Berlín. Son invisibles y llenos de benevolencia, pero no pueden intervenir en la vida de las personas. Entonces Cassiel, el ángel de las lágrimas, se convierte en humano para saber cómo sienten y perciben el mundo las personas”. La vi.
“¿Sientes una pluma que te roza la cara?/ ¿El soplido en la oreja/ El maramante que se acerca a tu playa?”. Me he sentido un espíritu que vaga por la ciudad, imperceptible, pero no un ángel. Olvidado.
Buen poema.
Saludos.

Fecha: 23/03/2008 20:54.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris