Facebook Twitter Google +1     Admin

La poesía no se vende



loor
liviana
lúcida
laica
leal

Enlaces


Los triunfos del azar

20080331041438-azar.jpg

Por: Livia Dìaz

 

Las/elecciones

Las selecciones y las elecciones no son cosa fàcil. No basta sumar dìas de espera para elegir un camino y torcer su rumbo en pos del tiempo perdido. Tampoco se llega a esa conclusiòn sin tropiezos, uno generalmente va deseleccionando sueños para darle paso a otros como viables y al abandono de los elegidos. Hay que olvidarse de los viejos sueños porque la realidad nos atropella con frecuencia y debemos sacrificarnos eligiendo nuevos retos y asumiendo la vida tal y como viene. A veces no resulta tan sencillo, cuando se priva al individuo de lo que tanto ama o desea, algo hace falta, la vida queda como vacìa y uno se va esperando que “algo” cambie el rumbo de las cosas y entonces elige esperar y tener paciencia. Claro que hay los que lo dejan todo al tiempo o en manos de Dios pero por lo general uno se rehusa a dejar al azar el destino. Y es que si aceptamos que irremediablemente estamos destinados a seguir ese camino donde todo es incierto tendremos que elgir entre quedarnos o volver atràs sobre nuestros pasos hasta encontrar reposo porque la intranquilidad de esperar al futuro como venga nos obliga a vivir la incertidumbre insoportable de ser y estar a merced de un albur de posibilidades ingobernables y sin poder elegir las deseadas terminarìamos postrados y desamparados ante la magnificencia de un poder superior todopoderoso que decidirìa por nosotros.

 

La/selecciones.

Las selecciones en cambio estàn a mano y causan menos desvelos al hombre. El hombre al seleccionar entre varias posibilidades se encuentra revestido de capas màs mundanas de terreno posible donde elegir un acertado o equìvoco destino. No es cosa de andar por ahì seleccionando y desseleccionando posibilidades, tras una elecciòn previa, uno ya se encuentra en condiciones de elegir dentro de un manojo de posibilidades y hacer una selecciòn numèrica determinada hasta descartar las elecciones imposibles y determinar las posibles para proceder a realizar una selecciòn acertada. Claro que para ello primero deberàn establecerse prioridades de gènero, nùmero, forma y otras caracterìsticas peculiares del caso, no vaya ser que se elija un artìculo selecto en forma contraria al proyecto de uso deseado, alterando el producto final. Y no solo eso, cuando no se trata de animal, flor o fruto o cosa, termine uno eligiendo un futuro indeseable por haber seleccionado el camino, la puerta o la pareja indebida. Por ello, siempre habràn de tomarse precauciones.

 

Lase/lecciones

Las lecciones de la vida tras las elecciones realizadas a cada paso que damos son consecuencia de nuestros actos selectos al elegir y gobernar nuestro destino en forma atinada o errónea y sus consecuencias siempre dejan un aprendizaje aterrizado en carne propia. Ya sea exitoso o tenebroso un producto final en experiencia de vida que pasò por el tamiz de la conciencia y el ejercicio del Yo, debe ser irrenunciable consecuencia para aprender sobre ella, y volver o no volver a repetir el mismo acierto o error. Pero no se puede vivir en el ensayo. Hasta aquí el hombre ha comprendido que si no hubiera o si hubiera elegido esta o aquella opción habría ocurrido algo diferente pero esto que precedió es una realidad absoluta e incorregible. Las lecciones a menudo no enseñan a tomar mejores elecciones o selecciones, solo nos demuestran la posibilidad de hacer o no de una sola vez cambios en la cuesta y curva del destino en desatino o prosperidad de cambios y obtener lo deseado o dejarlo pasar. Al final de cuentas si la elección fue equivocada, solo exista un si y muchos no entreverados, un si que tuvo èxito a pesar de todos aquellos electores olvidados. Y un ganador que posibilitó la realidad concreta que se enfrenta en el presente, con un ayer de “hubieras”, y otro de sueños olvidados.

 

31/01/2008 19:06. Livia Díaz #.

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris