Facebook Twitter Google +1     Admin

La poesía no se vende



loor
liviana
lúcida
laica
leal

Enlaces


El hijo de Atopec

<object width="225" height="155"><param name="movie" value="http://www.youtube.com/v/uR5CgMvdO9E&hl=en"></param><param name="wmode" value="transparent"></param><embed src="http://www.youtube.com/v/uR5CgMvdO9E&hl=en" type="application/x-shockwave-flash" wmode="transparent" width="225" height="155"></embed></object>

por: Livia Díaz

Abunda como el chocolate y las cosas de madera, abunda como las palomas sinvergüenzas que se posan encima de uno a ver que comen, que se roban. Abunda como los tules y los magueyes, como la cecina y el mezcal; y es uno solo, guitarra al hombro, piedras al cuello, y colmillos bien afilados. Se hace llamar Rey Oh Bayve, el de los poemas, los dichos, los proverbios y las canciones. Es capaz de venderle los dibujos de su nieta por 30 pesos y señalar airadamente que son obras de arte necesarias e interesantes con las que ganar millones de euros. “Me han entrevistado de Alemania y Francia y Estados Unidos. Unos alemanes con estos dibujos hicieron un video”, “yo soy onternacional”. Lo cierto que el músico y poeta se ha convertido en un legendario personaje. No falta información turística del estado de Oaxaca donde no se mencione que ahí en la plaza uno se puede encontrar al Rey y sus poemas.

“Oaxaca mi nacer

es creer

y de conocer

que al morir

es nacer”.

“Proverbio de Rey Oh Bayve, Compositor. Reynaldo Bernardino Jiménez Velázquez de Atopec, Ixtlan, Oaxaca”, dicen las copias fotostáticas de sus poemarios que vende a los incautos. Los escritos van acompañados de dibujos que luego colorea, dice que son recopilaciones, pero se le olvidó que había puesto una fecha reciente. Cada texto va indicando de qué se trata, la siguiente dice “prosa”:

“Amor amor

te amo con loor

estas flores en color

son dulces en olor

son regalos de amor”.

El Rey andaba cantando en el mercado donde comíamos mole negro cuando quise escucharlo una vez más y lo llamé, me cayó encima para venderme sus discos compactos a 120 pesos, mi compañero se dio cuenta que eran quemados y se moría de la risa, en tanto al yo responderle a Bayve, un mundo de vende-cosas hacían fila detrás de mí, me ofrecieron collares de piedras, chocolate, alhajeros, mondadientes, botaneros, mole, y ya no pudieron más porque la dueña del negocio muy enojada los corrió a todos y les dijo que me dejaran comer. “Verso”:

“Oaxaca en tus valles

no son vaches

son hermosura

de admirar do blancura

y tus sonas de arqueología

son rediles de guías”.

Finalmente le compramos dos discos pero a menos de la mitad de lo que pedía, pero nada me quitó la idea de la cabeza por obtener su poemario. Apenas observar al hombre nos dimos cuenta que su ardid para envolver a las personas en sus negocios se ha convertido en su ciencia para sobrevivir, pero a la vez le hace feliz andar diciendo sus versos y cantándolos por todas partes. Al preguntarle de donde era nos dio su dirección y nos dijo que podíamos ir a su casa (seguramente para vendernos hasta los árboles). El Rey no se anda con cuentos. “Adagio”:

“Oh mujer bella

tu principio fue plebeya

te amé y te amo

en mi corazón

te convertiste

la mujer más bella”.

De unos 40 años, moreno, uno 60 de estatura, moreno, y abundante bigote, al Bayve lo identifica su porte, al estilo de la costa chica, sombrero texano, botas, camisa de manga ancha y larga, abierta y de pelo en pecho, y pantalón negro. El atuendo oscuro y sus canciones mixtecas nos fueron llevando por otros ambientes. El parque lucía sucio pues había huelga de trabajadores de limpia, y entre los globos y los juguetes se mezclaban los alteros de basura. Permanece llena de personas pasando el tiempo o turisteando que somos acosadas por un ejército de vendedores ambulantes que seguramente traen su mercancía de los mismos talleres, pues lucen en serie. Se puede conseguir desde un arete de pedrería, hasta el tapete de la casa con un diseño de Picasso. “Fragmento”:

“El amor

es dulce en el principio

se ama se ama

con palabras amorosas

y al final es iel

y el espíritu se uye

de la felicidad

y no vuelve a conocer

el amor en miel”.

Los poemas que usa en sus canciones están estrechamente ligados a la música que le permite repetir y amoldar la voz al texto:

“En el camino que voy

es de bajadita

muy resbaladita mi amor

no qui, no qui, no,

no te me desposes mujer

para no caer…

eah¡

ay quesagüita de aquí

ay quesagüita de aquí

ay quesagüita de aquí

es para no regresar

tiempo de lluvia mujer

epa¡

no qui no qu no que no que no y no

nonononononononoononono

no te me desposes mujer para no caer”.

Así como estaba en el mercado, llegó a la plaza donde bebíamos café. Por turnos y frente a los merenderos de los arcos, habíamos escuchado ya a un flautista, un niño con un peine y una moneda, un viejo violinista y visto los malabarismos de cinco niños de unos siete años que afirmaban formar una “pirámide humana” y al terminar sus exposiciones pedían dinero. El oaxaqueño no pide ni pregunta, indica “compreme esto le va a gustar”, deme propina por que es caridad”, “le boleo sus zapatos porque están sucios mire”.

“La palomita te lleva a la mujer

palomita que ¿qué vuela hacia aquel?

llevale a ca' mi amada

un recado de su amor

un recado de su amor

¿compadrito regresará la paloma?

-con el recado? Ja.

Si con esta regresara

en, en, en, en la boda

tu me acompañarás.

¿Regresará la paloma con el recado?”.

Y como todos piden, le tocó su turno al Rey. Apenas y lo vi le dije que me regalara su poemario, primero dijo que a cincuenta pesos y me quiso convencer de comprarle mejor los dibujos de su nieta. Luego pidió por la módica suma de 25 pesos, al final me lo dio gratis en tanto negociábamos los dos necios mi compañero se regocijaba lindo diciendo ¿cómo no te lo va a regalar si ya te chingó cien pesos por sus discos? El caso es que para mí es un tesoro valioso, en todo México nunca había visto a un poeta itinerante, de plaza en plaza, mercado en mercado regalando sus versos así, por gusto y necesidad sin andarse con cuentos de tinta, papel, edición, costos, preparación, y miedo de que lo que escribe “valga la pena”. El Rey que se pasa por el arco del triunfo las formalidades y la ortografía, así, sin conflictos existenciales ni repertorio comienza: “Nobel internacional dedicada a la mujer en problemas en el matrimonio, esta dedicación a la mujer... Rey Oh Bayve”:

“Ayer tequencontré llorando de aquel amor

ayer tequencontré llorando de aquel amor

pero ¿porqué? ¿si aqui me tienes tu?

eah¡

tara tararara tara tararara tara rara rara rara

eah¡

si que ese amor, sigue ese amor que tengañó

olvidalo

olvidalo

olvidalo

olvidalo

un amor te espera ya

eah¡

y el sol brillará má

y el sol brillará má

nacerá nacerá nacerá nacerá nacerá nacerá

el amor que te amará

el amor que te amará

¿será cierto Rey Oh Bayve?

epa¡

si quese, amor sigue ese amor que te engañó

si quese amor, sigue ese amor que te engañó

si quese amor, sigue ese amor que te engañó

olvidalo,

olvidalo,

un amor te espera ya”.

31/01/2008 18:46. Livia Díaz #.

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris