Facebook Twitter Google +1     Admin

La poesía no se vende



loor
liviana
lúcida
laica
leal

Enlaces


La poesía es metalenguaje

20080331051001-naturalismo.jpgPor Livia Díaz

Si se pudiera escuchar el movimiento de cada una de las células del organismo es música, una orquesta a un ritmo sin freno va tocando acompasadamente. Camina con una voz propia y nos describe.

Tal afirmó el doctor Luís Guillermo Casián López, médico especialista en neumología, poeta que a la fecha sigue inédito. El ha dedicado gran parte de su vida y obra, al apoyo y fomento a la cultura, y cuya técnica es la “tecnopoesía”.

Conocido en el municipio como “el Poeta que le escribió al ADN”, es Casián López uno de los médicos distinguidos por su pasión por el estudio y el conocimiento en la región.

“¿Y cómo no escribir de la vida? –dijo el entrevistado- si una molécula que es lo que nos da la vida, que dura toda la vida”. El milagro de la vida es maravilloso. Cada uno de los procedimientos que ahí ocurren. Como lo son en muchos de sus poemas toda clase de temas, como el poema que se refiere a la “Drosophila”, dice dulcemente “¿sabe qué es una drosophila? es una mosca”, titulado “La amante del rocío”:

“Traté de hacer mi prosa cristalina

llena de tantas preguntas ambiciosas

que misterios rodeaban a las cosas

y sin pensar en la creación divina.

Imaginé mi religión como un poema

un cuento que tenía a dios por tema

buscando inspiración entré en un templo

que fuera para mí, como un ejemplo.

Bruscamente, en la pila bautismal

fue cayendo en el agua bendecida

una mosca volando en espiral

que luchaba por salvar la vida

Ese pequeño ser, con su aletear disperso

en ese mar, de líquido profundo

me hizo pensar en nuestro pobre mundo

rotando por todo el universo”.

“El de las radiografías” como se le conoce también, por su consultorio con ese servicio, establecido y con una antigüedad de más de 36 años, también como catedrático en la Facultad de Medicina de la Universidad Veracruzana, vivió con otros la época en la que se explicaba ampliamente, y debatía un asunto abordándolo desde varias perspectivas, sin mermar los recursos para su comprensión plena, y que como otros, en la actualidad, ha sido sorprendido por el reduccionismo en las prácticas y el lenguaje, y la utilización de recursos para la comprensión.

“Pobre ser de cámbrica existencia

milenario existir, cien mil neuronas

la presencia de cuatro cromosomas

¡todo el saber humano de la herencia!

Un cuerpo de rígida quitina

helitros de elegancia cristalina

un cuerpo singular, misterio alado

genes, azar y vida, en un volado.

Drosophila, amante del rocío

posada en la aurora de un capullo

cuánta parte de tu cuerpo es mío

¡cuánta porción de mi existencia, es tuyo!”

“Esta poesía del cuerpo” -en palabras de Roal Hoffman, poeta que fue premio Nóbel de Química en 1981, por sus investigaciones sobre los orbitales electrónicos de las moléculas- está en el idioma de la ciencia. Es intensamente poética porque es en la tensión, en los límites, donde se encuentran los nuevos matices”.

Para Casián la poesía es metalenguaje. Lo aprendió del cardiólogo Ignacio Chávez, generación 47-53 de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México, de quien relata, “llevaba al extremo el acto descriptivo del desarrollo. Nos pedía elaborar de un informe un poema. Un arte en el acto médico”.

“Y pensar que en mi mano vacía

tuve siglos de evolución, en agonía

que sin querer, había salvado

maravilloso y singular misterio alado.

Una vida que crece y que prospera

el antiguo volar de un gran proyecto

de un lejano pasado, la heredera

lo divino de ser… en un insecto”.

Al hablar sobre este poema, “La amante del rocío” -del que se reprodujo solo un fragmento- el catedrático destacó el cómo al ampliar la ciencia y profundizar en el conocimiento de la vida, una mosca que nos puede parecer insignificante es a donde se encuentran todos los misterios del universo.

Según Hoffman “Las conferencias sobre ciencia suelen ser aburridas. Escuchando las palabras, se trata de hacerlas interesantes, incluso en una conferencia científica”. Por lo que no es dispendio alguno la palabra.

Así como otro científicos, precursores de las ciencias nucleares, y las astronómicas - en una época en la que el desarrollo de la narrativa, para instruir y plasmar- el texto científico “desempeñó un papel fundamental en la difusión del conocimiento científico”.

Para Casián López para ejemplo, solo basta rememorar al doctor Ignacio Chávez, a decir de Miguel León Portilla “ en quién cuya poética se avivan los problemas de la vida y la muerte” , y quién decía: “hagamos poesía superior”, y lo hacía en sus discursos, ante sus alumnos. “Usamos, otro tipo de palabras. Sabe que juega uno y canta con las palabras”. Este es un poema de Chávez:

“Estudien cuanto puedan

Enseñen cuanto sepan

y no olviden que el que guarda

avaramente su ciencia, corre el

riesgo de que se pudran juntamente

la ciencia y el alma...”

Para Casián “hay versos más arriba de lo normal. Yo presencié –dijo- cómo al doctor Tomás G. Perrín, le dijo a un alumno: has una historia clínica en verso”. De Perrín es una famosa poesía “a los libros viejos”. Otro ejemplo es el poema “Ante un cadáver” de Manuel Acuña, quien era estudiante de medicina, cuyos versos dicen (fragmento):

“Tú sin aliento ya, dentro de poco

volverás a la tierra y a su seno

que es de la vida universal el foco.

Y allí, a la vida en apariencia ajeno,

el poder de la lluvia y del verano

fecundará de gérmenes tu cieno.

Y al ascender de la raíz al grano,

irás del vergel a ser testigo

en el laboratorio soberano;

Tal vez, para volver cambiado en trigo

al triste hogar donde la triste esposa

sin encontrar un pan sueña contigo.

En tanto que las grietas de tu fosa

verán alzarse de su fondo abierto

la larva convertida en mariposa;

Que en los ensayos de su vuelo incierto

irá al lecho infeliz de tus amores

a llevarle tus ósculos de muerto”.

Si bien desde la antigüedad, ciencia y poesía habían ido de la mano, dice Hoffman, luego llegó su separación. “El divorcio entre ciencia y poesía tuvo lugar en momentos distintos en las diferentes culturas. En la cultura anglosajona esta separación se produjo con la Revolución Industrial”.

Para Casián este amasiato en México antecede a los españoles, y perdura. El también secretario de la Corresponsalía de Cultura Mexicana, sucursal del Instituto de Cultura Mexicana en Poza Rica, dijo desde esa perspectiva que “los aztecas saben como salió, como emergió la vida. Saben que nos hizo una poesía”. Estima que hombre, médico y poeta, es en si un médico, quién no tiene en su personalidad un “efecto placebo no sirve como médico”. Pero es un sentir aún más profundo, explica Casián. Es también la toma de conciencia humanística del médico ante el paciente, y de respeto a la vida misma.

Para Chávez “La ciencia pura no puede descontextualizar al ser humano médico de su condición plural, sometida al influjo de numerosos factores que lo hacen mejor y parecerse un poco más a los dioses que lo engendraron: literatura, poesía, arte, música, danza, gastronomía, arquitectura, historia y muchos otros aspectos culturales, locales y universales, incuestionablemente lo enriquecen y lo disponen filosóficamente al ejercicio sabio de su arte médica”.
31/01/2008 18:42. Livia Díaz #.

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comAutor: Luis Bautista Sandria

Desde aqui, un cordial saludo y toda mi gratitud al Dr. Casián. Actualmente soy su alumno en la cátedra de cardiologóa en la Facultad de Medicina de la Cd. de Poza Rica. Es un gran ejemplo para nosotros.

Fecha: 15/05/2008 13:31.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris