Facebook Twitter Google +1     Admin

La poesía no se vende



loor
liviana
lúcida
laica
leal

Enlaces


LA DERROTA DE LO AMADO

20080201011929-e-quiroz.jpgLivia Díaz.

 

Un paso en falso y dos de acero facilita el poeta. Como aquella canción que decía “un paso pa’delante y doscientos para atrás… ¿Quieren su inquisición? Ja, ja, ja, ja, ja já... Vendrá Pancho Membrillo y los azotará.” Así la cultura. A manos de Pancho Membrillo viene cargado las calles, y ocupando las plazas de la necesidad humana de claridad y de luz.

El poeta llega abatido del alma y abatiendo entrevistas con el látigo, rechazando roces sociales y encuestas; enlunado quitándole las máscaras, a los que asisten a los simulacros y a la indiferencia. Aunque le ponga de frente contra las falsedades, y aunque le toque la puerta de las ambiciones.

Enrique Quiroz[1] en una leyenda - porque me consta- se habla de “él poeta de Veracruz” en los Encuentros Internacionales de Escritores. Conocido o desconocido. De personalidad recia, tez gruesa y morena, ¿quién es? Año tras año labró en esas personas, y dejó buenos recuerdos. ¿Qué hace?

Poeta para el que no basta “el recuerdo de ella”, ni de su verso ni de las cofradías ni de los desencantos. Vive del “desenlace, estatificando la imagen de la musa.” ¿Qué quiere? dijo en entrevista exclusiva: “Inmortalizar a manera de homenaje la derrota de lo amado.”

Una musa para Van Gogh. Erato, reproducida más allá del simple verso romántico, en instantes canto nostálgico. Es borbollón, cuando acude en brote de recuerdos. Río que emana de la herida… El regalo desde el exilio de su cuerpo. Una musa/ Ex convicta y lejana/ como antiguas aves/ merodeando recuerdos.

P -¿Cómo ves?

R - “Erotismo y tragedia están presentes en mis poemas. Pero el desamor ocupa un lugar dentro de mi obra poética de vida. “Una musa para Van Gogh” porque determinó mi manera de amar lo prohibido -y estarlo a la vez.”

 

P -¿Prohibido?

R - “Es una de las maneras más delirantes de vivir. Como lo que vivió Pellicer y su gran amor.”

 

P - ¿Inevitable?

R - “En mi caso son las dos situaciones que se revierten como un puñal en mí pecho. Nada puedo hacer. Nada puedo erigir a mi favor. Excepto mis poemas a ella. Como una bandada/ de peces amarillos... en el poniente.”

Saca de su morral otros poemas. Saca de su bolsillo un pañuelo y se seca el sudor, saca de su camisa un lápiz y lo arrastra. Solicité -entre otras personas- apoyo al gobernador de Veracruz, Fidel Herrera Beltrán. Es que quiero obtener una beca para desarrollar mi trabajo literario de una manera tranquila. Mi situación actual es difícil. No tengo un empleo profesional. Es muy difícil sobrevivir como poeta...”

P. ¿Por qué?

R. “Acayucan es una región bella. Desbordantemente bella. Auroralmente bella, pero tristemente olvidada en el quehacer artístico-cultural.”

P. ¿En todos los casos?

R. “He dejado dormir el sueño de los justos mi novela Los espejos de Medusa porque no tengo el tiempo para limpiarla –gramaticalmente hablando- eso me frustra. Me exaspera. Hay tantas cosas que como poeta quieres hacer… Pero que la realidad de tu vida laboral te dicta otras necesidades. Tienes que cumplir para poder subsistir en este mundo.”

P. ¿No se puede de otro modo?

R. “El Programa de Estimulo a la Creación y al Desarrollo Artístico del Estado de Veracruz en su XII emisión, aprobó el proyecto poético Armar el fuego de la voz, que es un poemario formado por dos poemarios más: Vertebrario de los ocasos y Huir del Alba. Cada uno de ellos tendrá 20 poemas, reunidos los tres nos dan un total de 60 poemas.” Una vez que termine Armar el fuego de la voz, lo propondré a la Universidad Veracruzana o al IVEC, para que sea publicado; de no ser aprobada la publicación por cualquiera de estas dos Instituciones, tendré que buscar otras alternativas para que está obra no se apolille en el intento de ver la luz en forma de libro.

P. ¿Con qué temática?

R. “La muerte. Pero no la muerte física, sino la espiritual. La muerte de la memoria. El más letal de los ocasos es el olvido. Armar el fuego de la voz, no es una pretensión a la extensión o emulación de la poesía de otros poetas, pretende ser una obra de vida, que irrumpa en el horror de la muerte sin darle tiempo de conclusiones, u otro destino que no sea el de la belleza del horror, y el de la perpetuidad del recuerdo en la memoria de lo ido o viceversa.

El tren desdentado, Toque de queda para la luna, Ciudad de solos, Cuerpos, 50 poeminimos, Edad de piedra y circunstancia para el olvido, Ciudad en que no existo, Una musa para Van Gogh, La herrumbre de los espejos, El escarabajo roto, Los espejos de Medusa (narrativa), Una canción para Sofía (narrativa), son las obras inéditas de Quiroz.

Cada uno de esos libros –dijo- tiene una temática diferente. El tren desdentado, es un poemario que rememora los tiempos de adolescente, la mirada al recuerdo de lo ido, la vastedad de la muerte que a veces nos invoca como si fuéramos el hijo predilecto de la desdicha… “Hubiera querido mirar/ una sonrisa en tu rostro/ una lágrima/ un gesto de fastidio/ o un simple llanto/ Hubiera querido abrazarte/ y que revolotearas en mis manos/ como un pez estrepitoso/ como un latido de mi corazón.”

 

En Cuerpos, la temática da un giro vertiginoso al erotismo desenfadado, voraz, intocable, hacedor de lagrimales salvajes desbordando los caudales formales del beso… “Amamos cuerpos/ Campos de batalla/ Donde se oficia/ el ritual de los dioses/ Amamos muslos/ Piel Rostros/ Caudal de río que se desborda/ de los cuerpos.”

LA TRAGEDIA DEL HOMBRE COMIENZA CUANDO EMPIEZA A SER OLVIDADO.

La noche enciende sus raíces/ Alguien canta lejano y monótono/ Llueve ¿Quién soy después de la lluvia?/ ¿Quién soy después de mirarme/ antiguo y herrumbrado detrás de los armarios?/ ¿Quién soy ya vacío y convulso/ como un cielo tristísimo y nublado?/ ¿Quién soy amor… después de la lluvia? Fragmento del Escarabajo roto.

 

P. ¿Erotismo, tragedia y desamor presentes en estos poemas?

R. “Y La vida. Los avatares menesterosos. El silencio de los ríos que van a parar a los ocasos. Lo que amo y siempre estoy mirando desde alguna parte. La soledad de la mujer que en la memoria no necesita más -sólo ser contemplada desde el pretérito salvaje del poeta.”

P. ¿La poesía como un destino?

R. “Aún siendo un niño comprendí que mi vida estaba destinada a la poesía. Fui un adolescente callado, solitario, dispuesto a pasar parte del día escolar escribiendo versos. Mis días de estudiante de secundaria, fueron bajo la sombra de árboles de mango... Papel y pluma en mano daba rienda suelta a la imaginación, mientras mis compañeros jugaban fútbol. A los 16 años. Mi vida, es la poesía, porque la poesía misma es vida.”

P. ¿El poeta nace?

R. “Creo que el poeta nace, sin embargo, es necesario ser conducido al camino de las letras por alguien más. Aprender lo que es necesario aprender para abrirse paso en esta sociedad alejada y poco sensible al quehacer del escritor. Considero que he sido afortunado -a pesar del constante navegar contracorriente,- mi situación –y conste que no soy partidario del martirologio- es difícil. Imagínate a este poeta y pedagogo sobreviviendo de la manera más burda y grosera, con tal de llevar el sustento diario a su hogar. Es –créeme- lamentable y terrible, algún día la historia lo recordará.”

P. ¿Y qué puede aportar a la comunidad el poeta?

R. “El poeta es el escultor de su tiempo, en él los hechos históricos, culturales, educativos y sociales quedan para la posteridad. La aportación del poeta es su obra misma, en la obra del poeta va implícito lo antes citado. El poeta es el vocero de la historia, en ese sentido la poesía es la perpetuidad de su tiempo. Imagínate, los libros de Español sin poetas, sin cuentistas, sin novelistas, sin dramaturgos. ¿Qué le contarían los maestros a los niños sobre esa asignatura si los poetas no existieran?”

P.- ¿Con qué recursos cuenta actualmente el poeta para transmitir a otros, los productos finales de su oficio?

R. “En estos tiempos son muchas las tribunas en que el poeta puede hacer acto de presencia con su obra: Espacios culturales en algún periódico, en la radio, el Internet, pero no percibes un sólo peso de esas colaboraciones, porque nuestra sociedad no está diseñada para los poetas.”

¡En qué ciudad inútil vierto mi desconsuelo!/ ¡En qué ciudad perversa deambula mi palabra!/ Y mis lágrimas/ Y mi sombra/ Y mis arterias desangrándose/ En qué ciudad yacerá mi nombre/ Herido y lapidado/ como una tarántula insurrecta/ Roído y echado al festín de los idiotas/ Sucio y garabateado por los beatos/ Melancólico en la hoguera de los estúpidos/ Fosforescente y libre/ Brillante como un pez que salta al sol. Fragmento de Certidumbre o viceversa.

P. ¿Crees mejoría de incentivarse y fomentarse la lectura y la iniciación artística?

R. “Sensibiliza al ser humano. Cumple una labor muy importante en estos tiempos donde el respeto y los valores están devaluados. El Arte no debe de ser elitista, que mejor que llegue a las escuelas a través de Talleres de lectura, canto, poesía, pintura, guitarra, danza, oratoria... –el poeta calla y prosigue- los padres tenemos esa responsabilidad, debemos colaborar con los maestros apoyando a nuestros hijos en sus tareas, fomentando la lectura y valores que los lleven a ser hombres y mujeres de bien para beneficio de nuestra sociedad.”

 



[1] - Premio nacional de poesía 2000 Tuxtepec, Oaxaca. Premio regional de poesía 2002 Coatzacoalcos, Ver.; Becario del IVEC-CONACULTA Emisión 2006.
Obras publicadas: “A la sombra de un te quiero”, Editorial Máscaras del manglar. 1994, “Sangre de jaguar” Editorial, La oveja negra. 2004; “Cristina y otras nostalgias”, Editorial Conaculta. 2000; “Cuerpos”, Editorial, La oveja negra 2005; “Después del olvido” Editorial, El taller del poeta, Pontevedra, España.

31/01/2008 18:19. Livia Díaz #.

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comAutor: jesenia

por que no escriboir las biografias de don jonas viviano landero

Fecha: 02/06/2008 14:24.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris