Facebook Twitter Google +1     Admin

La poesía no se vende



loor
liviana
lúcida
laica
leal

Enlaces


En riesgo derechos humanos de alcohólicos

20080201010740-500-pesos-de-apoyo-para-70-y-mas.jpg“Cuando el individuo toma conciencia de que le está funcionando el programa AA, sus días son más felices...” 

Por Livia Díaz

 Poza Rica, Ver.- Desconocimiento e ignorancia de la enfermedad alcohólica lleva a las familias, que ya no pueden lidiar con los enfermos, a tomar medidas drásticas que muchas veces tienen consecuencias fatales para el enfermo.

 “Por eso es importante conocer y tener cuidado de no violar sus derechos”, ha dicho Gertrudis, miembro de la Central de Alcohólicos Anónimos.

 “La familia tiene que saber que hay un lugar donde si se puede vivir sin alcohol, que parando de beber vienen las demás cosas. El trabajo, pagar sus gastos, y asumir sus responsabilidades.”

 Los tienen recluidos, presionados, no reciben dinero de sus familiares, en cambio para la recuperación  tiene que haber gratitud, responsabilidad y confianza.

 Dijo que se discute y se habla de grupos que “son mejores” que otros, pero los anexos tienen el mismo nombre, y aunque es difícil distinguir cuáles son los de la central, con el hecho de saber que es un servicio gratuito podrán darse cuenta de la diferencia.

 A esos grupos se les sugiere y se les motiva a que no usen el logotipo de la central, que tiene un registro adquirido legalmente y con copy rigth, pero aún no se han tomado otras acciones.

 Estima que la recuperación viene cuando “de veras tiene el deseo sincero de dejar de beber y admitimos que somos impotentes ante el alcohol.”

 “El cómo funciona la Central AA, mucha gente lo desconoce”, dijo. “El auto-sostenimiento es por una séptima voluntaria. Esto se hace porque si no somos responsables, aquí hay que aprender a ser responsables.”

 Dijo que AA no pide ayuda económica, y “no es que seamos presumidos ni orgullosos, que no queramos recibir donaciones, es que el irresponsable, se tiene que volver responsable.

 “Cuando el individuo toma conciencia de que le está funcionando el programa, sus días son más felices, y ya platica con la familia. No como cuando dicen, ¡hey, cierren la puerta que ya llegó! Ya lo ven diferente, le dan un raid. Ya me doy el lujo.”

 Finalmente dijo que se pueden pedir informes y orientación en la oficina ubicada en la calle Perú 202, colonia 27 de septiembre; y al teléfono 8229033.


31/01/2008 18:07. Livia Díaz #.

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris