Facebook Twitter Google +1     Admin

La poesía no se vende



loor
liviana
lúcida
laica
leal

Enlaces


Pescado para ricos y pescado para pobres

20080201010246-todos-son.jpg

Pescado para ricos y pescado para pobres

A nivel regional en esta ciudad se  surten de pescado varios municipios, se consume el producto de regiones remotas como Sinaloa y cercanas, como Tamiahua

 Por Livia Díaz

Poza Rica, Ver.- Por la noche se expende, compra y vende el pescado en esta ciudad para el consumo local y de otros municipios.

A las dos de la mañana llegan los mayoristas con sus camiones para surtir a grandes consumidores de la región, que se llevan de 100 a 200 kilos de productos para Papantla, Tulancingo, Coyutla, entre otros municipios cercanos.

Hay pescado para todos los bolsillos y gustos. El pescado “corriente” regional o “tamiahuero”, se vende en el boulevard González Ortega sobre la calle frente a los Bomberos, mientras que “el fino” y marino en el mercado Santa Fe.

“En el Santa Fe se pide un pescado trabajado, limpiado, fileteado y preparado, explica uno de los vendedores, por eso es “fino.” Así lo comentó Valentín Santiago, quien tiene 15 años en el negocio que heredó de su padre, quien se dedicó a eso toda su vida.

La venta de pescado es noble, y les ha permitido sostenerse exhibiendo estos productos a la gente de la ciudad. Para adquirir el pescado tiene que asistir a las dos de la mañana cuando llegan los camiones, porque si no los grandes compradores “acaban con todo.”Además esta vendimia que se realiza en la ciudad les garantiza que es un pescado fresco, del día y que proviene directamente del río, laguna o mar.

De Tamiahua, Matamoros, y Cuchara traen jaiba, lisa, tilapia sargo, pargo; de lugares tan remotos como Sinaloa traen camarones y especies marinas que se venden en Santa Fe; también de las lagunas en donde se crían en viveros, traen camarones y jaibas desde Tabasco y Tampico.

Un día de venta comienza a la 1 de la mañana, dijo Valentín Santiago. Se trasladan al Parador Urbano, que es adonde llega el mayoreo, y compran 40 kilos que con mucha suerte venderán trabajando desde esa hora, hasta la una de la tarde, que es cuando llegan otros vendedores y levantan su puesto para darles paso.

El puesto se ubica en la avenida González Ortega, adonde trabaja Valentín Santiago con su chalán es de unos 2 metros, la mercancía permanece sobre cajones un tinas llenas de las especies.

Al tiempo de ser entrevistado, llegaron compradores de camarones con un valor de 90 pesos el kilo, que con muchos regateos ofreció a 70; y dos kilos de jaiba que vendió a 25 pesos el kilo ya desconchadas, y todavía les dio “un pilón.”

Comentó que a veces le piden “ya échale otro pescado”, cuando es una venta de 5 kilos o un cliente asiduo, acceden, porque les da gusto tener el habito de “ofrecer un producto fresco y tratando bien a la gente.”

Con mucha suerte y buena venta, este comerciante gana 300 pesos al día vendiendo “pescado corriente”, en tanto en otros lugares se vende “pescado fino” que es la diferencia entre la especie para pobres y para ricos, pescado marino y pescado “tamiahuero” que cuesta más barato como la lisa que es a 12 pesos, la tilapia desde 15 pesos, el sargo a 30, y el camarón de viveros desde 70 pesos el kilo.

Dijo que la veda del robalo les trajo beneficios, ya que la gente consume los productos locales, además están a buenos precios, mucho mejores que la carne, el huevo y el pollo.


31/01/2008 18:02. Livia Díaz #.

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris