Facebook Twitter Google +1     Admin

La poesía no se vende



loor
liviana
lúcida
laica
leal

Enlaces


Comenzar de nuevo

20080318064220-el-ultimo-mexico.jpg

La foto es en Chetumal, lugar al que he bautizado "El último México" cuando entre las aguas de sus fuentes al caer sobre el mar vi cruces de viento y agua...


A punto de la luna nueva, estamos. Es fecha de reconciliación, renovación, transmutación y que nos encamina hacia un bienestar para lograr las metas planteadas y por venir.

Anoto fechas. Cumplí un año con Los Amorosos y 6 en Internet. Anoto fechas, a 10 años de radicar en Poza Rica, y casi 8 de La poesía no se vende, bien vale la pena hacer un recuento.

Esto que tengo aquí en blog, ha sido renovado, removido y cambié de dirección muchas veces; algunas frustrada por no conseguir mis metas, otras quejándome de la indiferencia y de la dificultad para la dimensión de estas actividades.

Ha valido la pena:

Alguna entrevista ha servido para allanarle el camino a otro poet@, que se conozcan otros, y que se les rinda merecido homenaje.

Me han escrito y he conocido gente maravillosa, he viajado a algunos lugares y compartido el pan y la sal con otros escritores y escritoras.

Tengo mi memoria llena de recortes y apuntes, y a diario, anotaciones para propuestas y proyectos nuevos.

Un montón de niños me han escuchado decirles mis cuentos, adolescentes han participado en mis talleres, y he podido llegar a personas privadas de su libertad con una palabra que nos conduzca aliento y alegría.

Mis pobres versos se han enriquecido desde el primero que escribí, y algunos han sido reproducidos en epígrafes. Por ahí en algunos sitios los he visto reproducidos y entonces leo que otros aparte de mí han podido disfrutar leyendo lo que mis manos escriben.


Obras mías han aparecido en 4 libros, en uno de ensayos y otro de estudios me analizan.

He pasado noticias, y críticas, y comentarios hace ya casi 20 años; he reflexionado ante el papel, y llorado mucho ante él.

Prosigo difundiéndolo y diciéndolo porque quizá, alguien, en alguna parte también deseó ser y hacer, pero no tenía estudios, ni tiempo, ni dinero, ni padinazgos ni padrinos, ni relaciones y adonde se mudaba no se sentía bienvenido; lo sigo diciendo y escribiendo porque quizá como yo, son mujeres con hijos y solas, que tienen que lidiar a diario entre el quehacer y la creatividad; el deber y el deseo; y que quizá abandonaron muchas de todas sus cosas porque tenían que seguir sus sueños; y que quizá también tuvieron que retirarse muchas veces por enfermedades físicas y del alma, y que quizá solo allá, lejos, en rincones inesperados encontraron lo que no andaban buscando.

Mujeres a las que quizá también alguien, en algún momento desacreditó, acusó, engañó o sobornó, y que luego abandonaron porque es más fácil enfrentar el dolor que la felicidad; y porque también perdieron un hijo y cada día tienen -como yo- que estarse construyendo e inventando.

Dice Gabriel García Márquez que uno es de donde entierra su primer muerto. Es por eso que me asumo pozarricense, y que mi patria chica sigue siendo Ciudad del Carmen, a la que llevo, así como a toda su gente, dentro del corazón.

Con o sin permiso, aquí seguiré escribiéndoles y en mis otros proyectos saliendo adelante, y aunque y porque siempre es difícil, en este apostolado que emprendí, y fui apoyada en un sendero mariano por las campanas de Belgrano, ángeles materiales e inmateriales, voluntades manifiestas; deseo hacia esta fecha especial, pedir:

Paz en la tierra,

que nadie calle ni sea cómplice de atrocidades.

Con cariño:
Livia Díaz, Poza Rica, Veracruz, 17 de marzo de 2008.

 

 

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris